sexta-feira, 24 de abril de 2009

Rosales, o prefeito cagão

Rosales, el miedo es libre

Desde el momento en que decidí escribir sobre este tema he pensado en cuál sería la mejor forma de entromparle sin ser ofensivo o muy blando. Finalmente opté por la única manera en la que se escribir: siendo sincero conmigo mismo y sin hipocresías de ningún tipo. Disculpen si hiero sensibilidades.

El miedo es libre, el ser humano tiene todo el derecho a actuar de la manera como mejor le parezca para resguardar su vida y la de su familia, en eso estamos claros. Creo que si una persona pide un asilo o refugio en otro país, es porque teme, genuinamente, por su vida. Si algunos de los que me leen están en este predicamento, pues váyanse, es mejor decir: “aquí corrió”, que “aquí quedó”.

Ahora bien, estoy totalmente en contra de que un “líder” político solicite un asilo, corra su vida riesgo o no. Quizás estoy siendo muy duro en este planteamiento, pero si alguien quiere ser presidente de un país tiene que estar dispuesto a correr los riesgos que esa lucha conlleva. ¿O no? No conozco de alguien que haya sido presidente de Venezuela asilado en el Perú, por ejemplo.

Veamos algunos ejemplos de líderes políticos que se las han visto negras y no han huido: Nelson Mandela estuvo preso durante 27 años en Sudáfrica, Álvaro Uribe fue víctima de varios atentados contra su vida por parte de las FARC, Henrique Capriles Radonsky estuvo preso en la Disip un tiempo y pare usted de contar. Ellos siguieron luchando y recogieron los frutos de esa lucha.

En mi humilde opinión, Manuel Rosales es un cobarde, muchos hablarán sobre la persecución política en su contra, que Chávez lo tiene fichado y un montón de cosas más y sí, todo eso es cierto, pero creo que el liderazgo se forja junto a la gente, no desde el extranjero y los cobardes no cambiarán el destino de este país. Digo yo, no sé.

Andrés Schmucke no blog

Um comentário:

Fernando disse...

Machete
Muito cuidado quando for postar algo contra o Preito "cagón", você pode ser atacado pelos guardiães da liberdade da Amérdica Latrina.
Celso Daniel morreu, era refeito de uma cidade das mais importnates do Brasil, e os guardiães não fizarem um movimento, um protesto, uma reunião, ou mesmo um bingo beneficente à favor dele.
Agora quando se fala de algum político Venezuelano corremos orisco de sermos chamados de tolos.
Portanto, se cuide aí os guardiães da liberdade estão de olho...há há há...Criei o Prêmio Blogueiro Cucaracha para esse povo, se você tiver alguém para indicar....